Me enamoré de lo que no se ve del Islam, de la parte espiritual

  • Presenta hoy el libro ‘Por qué el Islam’ a las 19:00 horas en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Melilla

  • Hablará del “reto de ser musulmana en Europa”, feminismo y religión

La periodista y escritora Amanda Figueras aterriza hoy en Melilla para presentar su libro ‘Por qué el Islam. Mi vida como mujer, europea y musulmana’ (Ediciones Península), a las 19:00 horas, en el Palacio de Exposiciones y Congresos, donde el presidente de la Asociación de Prensa de Melilla (APM), José María Navarro, conducirá el coloquio organizado por la asociación Intercultura. La autora hablará del “reto de ser musulmana en Europa” y de una serie de conceptos como lo son la religión, el feminismo y la islamofobia que conforman parte del día a día. El Faro ha conversado con Figueras para conocer con más detalle los entresijos de su libro y acercar al lector su experiencia.

–En su libro ‘Por qué el Islam’ comparte su testimonio como mujer europea que decidió abrazar esta fe. ¿Qué aspectos destacaría?

–Es un reto ser musulmana en Europa, sobre todo mujer, y para ello cuento también con el testimonio de otras mujeres. En el libro explico el largo proceso que seguí hasta reconocerme a mí misma como musulmana y se me hace muy difícil poder señalar con exactitud la chispa o el momento que me motivó a reconocerme como tal. Si lo hiciera, estaría dejando de lado a otros.

–Entonces, ¿qué le ‘enamoró’ del Islam?

–Sinceramente, me sentí arropada por sus valores, que considero que son muy desconocidos entre la comunidad no musulmana de Occidente. Considero que plantea una manera de vivir más sana, dándole más importancia a las experiencias y a las relaciones sociales y que fomenta su desapego a lo material. Me enamoró conocer la vida del profeta Muhammad, un hombre con un talante y una generosidad inigualables. Lo que más me gustó fue todo aquello que no se ve. El Islam no es el velo, ni la barba. Como a millones de personas, lo que me atrajo fue lo espiritual, tan central para nosotros y, al mismo tiempo, tan desconocido para los no musulmanes. De esto hablo también en mi libro.

–¿Cómo se lo comunicó a sus amigos y familiares?

–No estoy bautizada y procedo de una familia que no es religiosa, pero sinceramente no se dio esa conversación porque no tenía nada que confesar. Cuando uno ‘sale del armario’ en este sentido, por llamarlo de alguna manera, se encuentra con muchas dificultades por parte de la gente. A veces es complicado y lo pasan mal por la incomprensión de los demás, que no son capaces de entender esta decisión personal. En mi caso no fue algo dramático.

–¿Siente o cree que hay rechazo hacia los musulmanes?

–No sólo es una sensación, sino que el rechazo hacia ellos es generalizado. Es curioso que este rechazo aumente en los países en los que menos población musulmana hay, mientras que en aquellos en los que hay millones, sea menor. Parte de este rechazo es debido al terrorismo que ha instrumentalizado el Islam, por eso es necesario que nosotros, los musulmanes, hablemos y nos expresemos más y seamos más activos. No debemos dejar que los terroristas se apropien de nuestra fe, la cual insta a la paz.

–Explíquenos cómo ha influido el terrorismo ‘islámico’ en la percepción de los musulmanes.

–Primero debemos quitar la etiqueta de ‘islámico’. No hay terrorismo cristiano ni de otra religión. Es terrorismo, simplemente. Si ponemos esta etiqueta estamos aceptando el discurso de los terroristas que están instrumentalizando el Islam. Además, debemos recordar que los musulmanes son las principales víctimas de estos ataques y se convierten también en víctimas de la islamofobia que aumenta por culpa del terrorismo. Es muy injusto.

–Usted es feminista y viste el velo, algo que para algunas personas es contradictorio. ¿Se siente discriminada por usarlo?

–Percibí más el rechazo social como musulmana desde que comencé a usar el velo, porque representa la diana de todos los prejuicios y a muchos les genera sentimientos negativos, por eso es muy importante trabajar la tolerancia, estar unidos y no caer en la trampa. Me gustaría algún día dejar de hablar del hiyab, usarlo es una decisión personal y forma parte de la libertad de expresión de la mujer. Estoy en contra de obligar o prohibir su uso. Nadie debe obligar a nadie a llevarlo, ni nadie puede prohibir a nadie usarlo.

–¿Le ha condicionado a la hora de trabajar o buscar empleo?

–Cuando tomé la decisión de usar el velo no trabajaba en plantilla en ningún medio de comunicación, pero sí que observé que éstos, si tenían a alguna periodista en redacción que fuera musulmana, no vestía hiyab. No conocía a ninguna que lo llevara y es que si la mujer, por el hecho de serlo ya se enfrenta al techo de cristal, si es musulmana y viste hiyab, se encuentra con un doble techo. En Egipto, me sentía parte de la mayoría al llevar el velo, pero en España soy una minoría que, además, está mal vista.

–¿De qué forma le afecta a usted el machismo?

–Me afecta doblemente. Primero de todo, por el hecho de ser mujer, y después por ser musulmana, ya que muchos consideran que el Islam somete a la mujer. El machismo es una enfermedad universal, independientemente de la confesión religiosa. Todavía queda mucho trabajo por hacer, quedan muchas cadenas por romper. Como decías, soy feminista, pero cada contexto tiene una lucha distinta, con formas y tiempos diferentes.

–¿Cree que la discriminación hacia los musulmanes tiene tintes clasistas?

–La discriminación, la islamofobia sí que es clasista. Si el musulmán tiene dinero parece que molesta menos. En España hay mucho clasismo. Existen muchos tópicos y estereotipos sobre los musulmanes más pobres y los inmigrantes. Siempre somos vistos como extranjeros y no se tienen en cuenta a todos esos españoles musulmanes que viven especialmente en Melilla y Ceuta. Además, hoy en día la comunidad musulmana española está formada por casi dos millones de personas. Hay que trabajar por la unión de los ciudadanos sin importar su propia religión.

 

Tomado de: https://elfarodemelilla.es/2018/03/16/me-enamore-de-lo-que-no-se-ve-del-islam-de-la-parte-espiritual/

 

Spread the love