Te creamos tu pagina web

 

los pequeños negocios quieren adquirir clientes y mantenerlos…cuando se convierten a digital, el sitio web se encuentra en linea las 24 horas, siete dias de la semana, su alcanze geográfico crece e, incluso cuando no estan en la oficina generan clientes. Uno puede caminar por la ciudad, hacer una busqueda desde su telefono, encontrar este negocio y elegirlo, pero si no tiene presencia en linea es como sino existieras.

El 70% de nuestros clientes provee servicios, nosotros le ayudamos al contructor, al abogado, a las organizaciones a conectar con sus clientes, los numeros con un negocio digital son mejoresen comparación a cuando solo cuentas con un punto de venta fisico. Hemos visto el crecimiento en los ingresos de esos negocios cuando dan el paso digital.

Literalmente, puedes estar durmiendo y tu sitio web seguirá vendiendo. También hay emprendedore que sin necesidad de tener el gran negocio poseen mas tiempo libre, estan con sus familias y disfrutan mas de sus hobbies. Es la clase de libertad que brinda un negocio digital.

Acelera tu negocio con nosotros!!

cantillo@bitskoder.com

 

 

Puerto Rico y el islam

Los seguidores del islam en Puerto Rico se congregan en 10 mezquitas, que están ubicadas en los municipios de San Juan (Río Piedras y Montehiedra), Vega Alta, Hatillo, Moca, Jayuya, Yauco, Ponce, Aibonito y Fajardo. De esas, la de Montehiedra es la más reciente y Abdelrahim es su imán.

“Gracias a Dios y a este país, gozamos de libertad completa para ejercer la fe”, dijo, y precisó que de los 3,500 musulmanes en la Isla, unos 500 son puertorriqueños. El resto son en su mayoría de Palestina, pero también hay de Marruecos, Egipto, Túnez, Jordania y Siria.

Abdelrahim, quien nació en Jordana y llegó a Puerto Rico por primera vez en 1989, contó que la presencia musulmana en suelo boricua se remonta a la época de la esclavitud. Las tribus árabes del occidente de Sudán que fueron traídas al País fueron los mandinga, fula y gelofes, abundó Abdelrahim citando al historiador Francisco Scarano.

“Se estima que para la década de 1970, la población musulmana en Puerto Rico era de aproximadamente 10,000 personas, pero muchas de ellas emigraron a los Estados Unidos. Aun así, seguimos siendo la población más grande del Caribe”, afirmó.

Abdelrahim, quien describió a los puertorriqueños como respetuosos y tolerantes hacia el islam, señaló que casi todos los musulmanes en el País son comerciantes, pero también hay  médicos, ingenieros, abogados, enfermeros y profesores universitarios, entre otros profesionales.

“Veo un futuro positivo para el islam en Puerto Rico; un futuro de cooperación y de hermandad. Creo que el punto más importante aquí es que el pueblo puertorriqueño, sin lugar a dudas y debido a la revolución tecnológica, empezó a aprender más de la realidad de islam. Ha habido muchas visitas a las mezquitas y mucha gente preguntando. El mensaje para el pueblo es que estamos aquí para servirles; que se sientan más que bienvenidos para visitar las mezquitas. Aquí tienen hermanos que se sienten muy agradecidos por habernos acogido, extendido la mano y darnos la oportunidad de aportar al País”, concluyó.

 

¿Qué hacemos los musulmanes durante el mes de Ramadán?

El noveno mes lunar del calendario islámico lleva por nombre “Ramadán” رَمَضَان, este año inicia (aproximadamente) el 27 de mayo y finaliza el 25 de junio.

El Ramadán es el tercer pilar de la fe islámica.

Durante este mes, los musulmanes nos abstenemos de comer, beber cualquier líquido o mantener relaciones sexuales desde antes de que el sol salga (en Costa Rica a las 4 a.m. aproximadamente) hasta que se oculta (6 de la tarde).

Iniciamos antes de las 4 de la madrugada levantándonos a realizar la primera oración del día y desayunando lo que en Costa Rica diríamos un buen “casado” o “gallo pinto”.,

Seguimos con nuestra rutina diaria normal de manera que no se suspenden las labores a las que estamos acostumbrados. Aun así, en algunos países de mayoría musulmana se alteran los horarios y los negocios cierran de día para pasar durmiendo o descansando y abren de noche. Algo con lo que no estoy de acuerdo, debido a que la idea del ayuno es “padecer hambre” para saber en carne propia lo que sienten las personas a las que siempre les falta comida y hacernos de esta manera, más sensibles a sus necesidades.

Muchos musulmanes abandonan hábitos dañinos que han adquirido durante el año, tal como fumar, consumir cualquier tipo de droga o comida en exceso.

En el ambiente general se respira un aire de esperanza, cariño, solidaridad y comunión con el resto del mundo.

Se evita en lo posible hacer chismes, murmuraciones o cualquier demostración de odio hacia propios o extraños.

Aunque parece difícil, no lo es, los musulmanes pareciera que ya estamos preparados psicológicamente para el mes del ayuno y aunque obviamente padecemos hambre y sed, la parte más difícil resulta por lo general solo la primer semana y tampoco es que nos desmayamos ni nada por el estilo. Esto se debe a que de manera explícita, el ayuno solamente lo deben realizar las personas mayores de edad que se encuentran en perfecto estado de salud, de tal manera que tanto los ancianos como enfermos, niños o mujeres en estado de embarazo, menstruación y lactancia, así como los musulmanes que se encuentran de viaje o realizando trabajos que exigen demasiado esfuerzo físico, deben abstenerse de ayunar. Por lo cual, pueden reponer los días que perdieron el ayuno durante el resto del año o no tener que hacerlo del todo si sus condiciones e impedimentos no varían.

A las 6 de la tarde rompemos el ayuno con un vaso de agua y algo dulce. En los países árabes se acostumbra comer unos cuantos dátiles, en mi caso, me limito a un banano o alguna fruta deshidrata.

Luego de eso, realizamos la oración correspondiente y procedemos a cenar.

Lo más recomendable es que la alimentación sea variada y no pesada, se trata de un tiempo de comida y no de recuperar todos los tiempos de comida perdidos durante el día.

Los musulmanes que tienen posibilidad asisten a la mezquita en donde comparten con todos los demás los diversos alimentos que se preparan y llevan para intercambiar tanto experiencias como para fortalecer los lazos familiares y comunitarios.

Para esta época es muy común que las mezquitas estén siempre abiertas para todos y se invite a la comunidad en general a participar de las actividades que se desarrollan.

Durante todo el sagrado mes, los musulmanes asisten a la mezquita para celebrar el “salat atarahuí”, el cual aparte de las oraciones respectivas incluye recitar una de las 30 partes en las que se divide el sagrado Corán para ser expresadas de la manera más respetuosa, solemne y sensible posible durante todo el mes.

Ramadán termina con una fiesta en la que muchas personas se afanan por demostrar sus habilidades culinarias, se reparte la caridad obligatoria al necesitado que tengamos más cerca o sea, el cuarto pilar de nuestra fe , el cual en idioma árabe se pronuncia como “zakat” y consiste en el 2,5% de las ganancias que se obtuvieron durante el año.

Le pido a Allah que transforme los corazones de los musulmanes en todo el mundo para que nos comportemos el resto del año de la misma manera en que lo hacemos durante el mes de Ramadán.

Extiendo también cordialmente una invitación general para que visiten mi casa que también es la de todos ustedes, a cualquier persona creyente o no que desee compartir conmigo y mi familia durante este mes.

¡Que Dios les bendiga y recompense!

Rashida Jenny Torres
Musulmana costarricense.

Jessi Campos, 21 Años

Les quiero compartir algo de mi, nací en una familia católica, como todos niño, tus padres deciden por ti, cuando pasa el tiempo ya decidimos. Bajo la influencia de mi abuela y madre, seguí con los pilares del catolicismo desde bautizo a primera comunión. Aunque eso era así, tenia muchas dudas acerca la existencia de Dios y no sentía esa tan famosa llamada espiritualidad en mi vida; Asi que entre vacíos y sinsabores no me sentía bien.

Un día navegando por la Internet, dí con una persona musulmana la cual me hizo saber que existía esa fé y que yo también podría pertenecer. No era exclusivo de una gente en particular. Al cabo de un tiempo me envió unos vídeos en español donde se hablaba del islam y muchos temas relacionados y fue cautivando mi interés. Poco a poco fui entregándome mas hasta que llegó el día que me sentí a gusto y debía decirle a mi familia. Sin lugar a duda fue lo mas difícil, mas para ellos que para mi pues les costaba reconocer que había optado por un camino diferente y muchos mas difícil (para ellos) entender que quería cubrir mi cabello. Y mas complicado porque un familiar mio tenia amistades que le comunicaba que esta fé te pide sacrificar un familia, qué locura!

Entre falta de entendimiento de mi familia y aceptación de mi forma de vida vivo. Los quiero y los amo y sé que ellos también me aman.

Actualmente todo va muy bien gracias a Dios, soy una musulmana latina.

SALVADOR